PATRIMONIO Y CULTURA: UN CONFLICTO DE INTERESES.

La Factoría Averly, en los últimos meses, se ha convertido en objeto de un continuo debate político, tanto en el gobierno regional como en el Ayuntamiento de Zaragoza.

A principios de este mismo mes saltó en la prensa la noticia de que en el consistorio zaragozano, el Partido Popular, Partido Socialista y Ciudadanos habían firmado una moción en la cual se pedía el derribo de la parte no catalogada de Averly puesto que afirmaban que “se encuentra en situación ruinosa”. En oposición a estos, el concejal de Urbanismo, Pablo Hijar instaba por dialogar con Brial para que llevara su proyecto de edificabilidad a otro lado a cambio de una indemnización.

A nivel regional, en las Cortes de Aragón, la totalidad de partidos políticos con presencia en esta institución (exceptuando C’S que opto por la abstención) firmaron un manifiesto en el cual se ponía en valor “el valor histórico, cultural y patrimonial de la factoría” además pedían que se cumpliera la protección de todos aquellos bienes que forman parte del patrimonio cultural de Aragón. Pocos días después, el Partido Aragonés (PAR), pedía que se acelerará la propuesta del Museo de la Industria en Aragón como existe en muchas partes tanto de España como del mundo.

Por otro lado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón afirmaba que se debía tratar con prudencia la protección de Averly, la prohibición de realizar algún tipo de obra en la factoría no fue firmada porque APUDEPA, acusación popular, no puso el millón de euros que se exigía como caución.

En el otro extremo se encuentra Brial, actual propietaria del terreno. Consideran que no se esta siendo justo con ellos y con su proyecto ya que afirman que la compra de Avely supusó el levantamiento de 36 embargos a los que estaban haciendo frente los antiguos propietarios. Estos se comprometen a construir el museo de industria en la parte protegida el cual contaría con una sala de exposición y conferencias además de un espacio para distintas entidades.

Hace justo una semana se realizó un encuentro en la puerta de Averly en el que participaron tanto APUDEPA como la iniciativa “Letras en la ciudad” en el cual se puso de manifiesto la relevancia de la fundición y la repercusión que tiene su obra industrial y artística. Para este acto esta iniciativa social, cre
ó una gran F (FUNDICIÓN + FUTURO), la cual quedó enmarcada en el propio c
omplejo fabril, para que la gente que participaba en el acto pudieran hacerse fotos y subirlas a las redes sociales con el h
astag #fundiciónyfuturo.
apudepa-averly-acto-1-8 Y ya por otro lado tenemos a la  propia población que en general se opone al derribo de la factoría ya que la consideran parte de la historia de la ciudad. Esta contraposición la hemos observado en las distintas concentraciones que se han realizado para reflejar el rechazo al derribo de la factoría.

Como podemos observar el patrimonio y la cultura van a estar siempre destinados a ser objetos de distintas disputas y debates por parte de muchos agentes con diferente forma de pensar y distintos intereses. El patrimonio no es algo con lo que se pueda jugar, ya que representa la historia y las raíces de la sociedad, por lo que en temas que resultan complicados (véase la situación de Avely) sería interesante que los políticos tuvieran en cuenta la opinión de expertos en el tema.

apudepa-averly-acto-1-7

Anuncios